En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

viernes, 23 de junio de 2017

Passengers (2016)


       En “Passengers” (2016), nos encontramos una enorme nave espacial, de diseño espiral, en la cual duermen hibernados, cinco mil colonos y doscientos y pico tripulantes. Su destino es un mundo lejano, Homestead II, un planeta para colonizar a 120 años luz de la decrépita Tierra, a la cual el ser humano, presumimos, ha dejado hecha unos ciscos y hay que abandonar para poder parasitar en otro idílico lugar, como corresponde.


       Todo va perfecto los treinta primeros años luz, hasta que la nave, llamada Ávalon, choca contra un enorme meteorito (mejor eso que encontrarse con la “Nostromo”), y de resultas, uno de los pasajeros, Jim Preston (Chris Patt) es despertado. Este pasajero no es capaz de volver a hibernar, desconoce los mecanismos para realizarlo, y empieza a dar vueltas por la nave, desesperado, hasta que se enamora de una bella durmiente, Aurora Lane (Jennifer Lawrence), a la que hace creer en un primer momento que ha sido la nave la que la ha despertado.

       La pareja intentará, por todos los medios, que la nave no se vaya al garete en varias y heroicas (e increíbles e imposibles) ocasiones. A ratos se llevan bien, a ratos ella lo quiere matar (con toda la razón). En un momento de la película aparece Laurence Fishburne, que se comió una vaca antes de embarcar en la nave, AKA Morfeo, (no es spoiler, es referir), dice dos o tres cosas sin demasiado sentido y se muere. Y aparece un barman-robot (Michael Sheen), que me recordó a cierta escena de “El resplandor” (1980), no sé si es porque el bar tiene unos aires “años veinte”, tipo Art-Decó, o por la escena en sí. La propia arquitectura de la nave parece orgánica, diseñada por Foster o por Wright. He de reconocer que, a ratos, también me recordó a “Wall-e” (2008), tampoco sabría decir el por qué. ¿Me habré pasado con la absenta?

(Se conoce que la comida de la nave es un asco)

        En fin, es una película entretenida, sin grandes pretensiones, de la que se podría haber hecho una trama más filosófica, que no hubiera dejado dinero en taquilla pero que la hubiera convertido en una cinta de culto, con los años. La recomiendo, ya me diréis que os ha parecido.




1 comentario:

Carlos dijo...

A ver si la veo. Me habían dicho que era muy lenta. Por cierto, me encanta tu comentario sobre el spoiler a lo Eslava jajaja.