En "¿Cómo quieres que cuente estrellas?" utilizamos fotografías encontradas en Google para ilustrar las diferentes entradas del blog. Si alguna es tuya, o tiene derechos de autor, y no quieres que salga en el blog, avísanos y la cambiamos por una del Conde-Duque de Olivares. Gracias.

domingo, 20 de mayo de 2018

Gorrión rojo (2018)



        Con “Gorrión Rojo” (2018) me he llevado una grata sorpresa. Fíjate que no soy de ver cine de espías, también es verdad que, a fecha de hoy, no hay mucho que ver. Un género tan recurrente antaño, pasó a mejor vida con el fin de la URSS, y las posteriores cintas no llegaron a los niveles de las clásicas, salvando alguna honrosa excepción quizás (y me estoy acordando de una, relacionada con un puente). Cuando vi el tráiler de “Gorrión rojo”, me dije: “Otra Nikita”, y no me llamó demasiado la atención. Al fin y al cabo, en Badajoz creo que duró poco en Cartelera. Pero hoy me ha dado por alquilarla.


        A Dominika, bailarina profesional, le hacen la jugada del 13/14. Se rompe la pierna en plena actuación, y parece ser que no fue fortuito. Con una madre enferma, y a un pie de quedarse en la calle. Un tío suyo, viva imagen de Putin, la recluta para el servicio secreto ruso. Ella no quiere, y menos todavía después de un comienzo un tanto accidentado, pero finalmente hace el entrenamiento (dirigido por una bruja del copón) que la convierte en un “Gorrión rojo”, una auténtica máquina de seducir, espiar y matar (exacto, otra “Nikita”).


        Una vez preparada, y bastante deshumanizada, es mandada a una primera misión: La de interceptar a un espía de la CIA en Hungría, que, aunque está al descubierto, intenta contactar con un topo en territorio ruso. Y, desde el primer momento, comienza entre ellos una historia de engaños, mentiras, atracción y deber hacia sus respectivos países…

domingo, 6 de mayo de 2018

Paula (2016)



        Para ser sinceros, no conocía ni la obra, ni la vida de la pintora alemana Paula Becker (1876-1907). Y me he llevado una sorpresa, grata, al descubrirla, aunque sea a través de una película biográfica. Pues el gusanillo de la curiosidad me ha permitido buscar algo más de información sobre esta artista, incomprendida y precursora del Expresionismo alemán.


        Inconformista desde bien joven, pronto chocaría con la rígida y machista, cerradísima sociedad alemana de principios del S.XX, que no creían que las mujeres pudieran dedicarse al mundo del Arte.


          Pronto se siente atraída por el Grupo de Pintores de Worpswede, donde está la Vanguardia de pintores alemanes. Allí conocerá a la también artista, pintora y escultora, Clara Westhoff, al poeta Rainer María Rilke y al que se convertiría en su marido, Otto Moderson, también pintor, con el que mantendría una dura convivencia.


        Hastiada de un mundo que no la comprende, Paula decide ir a París a mejorar su talento. Su estancia en París, que bulle arte, bohemia y nuevos talentos por todos sus poros le vendrá francamente bien, pero su encorsetado círculo no aprobará sus acciones, ni sus decisiones…

        Paula Becker dejó a su temprana muerte (por parto), más de mil dibujos y cerca de ochocientos lienzos. Para mí, hasta ahora, era una desconocida, y ha sido como encontrar un pequeño tesoro en la playa. Os recomiendo la película.

Breve Historia de... España (I): Las raíces. (2010) Luis E. Íñigo Fernández

        Me gusta cuando me cuentan la Historia de manera sencilla. De manera que cada hijo de vecino pueda coger un libro, y enganchado por la narrativa, el buen hacer y el interés propio, leérselo hasta la última página, casi sin pestañear.


Eso me pasa, últimamente, con los libros de Luis E. Íñigo Fernández. Me encantó su “Breve Historia de la Segunda República española” editada por NowTilus, y de la que os hablé por aquí hace unos pocos meses, y me ha gustado muchísimo su “España I. Las raíces”, perteneciente a la misma colección de “Breve Historia de…”, que ya sabéis que me gustan mucho, y a los que me he aficionado por su claridad, interés y buen hacer.

        En este libro que os presento hoy, “Breve Historia de… España (I). Las raíces”, Luis E. Íñigo Fernández nos habla, en seis capítulos (completado por un interesante Glosario y una buena Bibliografía), de la España más remota (cuando ni siquiera era España), hasta Carlos II, con un poderío para el resumen que, a mí, personalmente, me deja pasmado. Me imagino que parir un libro así, tan conciso, y a la par tan útil (yo he utilizado algunos datos de este libro para completar lagunas en el tema del S.XVI a mis alumnos de 2º ESO) debe ser difícil empresa, a la vez que fascinante.

        Para el lector, de cualquier edad, casi lectura obligatoria. Espero que lo disfrutéis como yo lo he hecho: Didáctico, ameno e interesante.

        P.D: Mañana mismo inicio la lectura de su segunda parte: “Breve Historia de España (II). El camino hacia la modernidad”, del cual espero comentaros mi opinión pronto.

viernes, 27 de abril de 2018

Abril... De series...



        Pues resulta que, aunque tengo poco tiempo en estos momentos, porque estamos a seis semanas de acabar el curso y ando de trabajos, exámenes y preparación de clases hasta las cejas, he podido sacar unas pocas horas para poder ver el primer episodio de la Segunda Temporada de WestWorld, el cual llevaba esperando poco más de un año (concretamente, quince meses), y la sensación no ha sido ni buena ni mala. Me he quedado un poco en Stand-By, ya que la acción se desarrolla unos pocos días después del último episodio de la Primera Temporada y aún quedan flecos, dudas, que resolver… Pero, como la esperaba como agua de lluvia, mejor no me quejo.

         Otra serie que he retomado estos días ha sido la española “Vis a Vis”, de la que nunca he escrito en el blog, pero de la cual también me tragué sin pestañear, la Primera y Segunda Temporada. A pesar de las malas y tibias críticas que había leído aquí y allá, a mí me pareció en su día, francamente buena y entretenida. La historia de una chica, Macarena, que acaba en la cárcel, y su día a día, turbulento, para sobrevivir, entre yonkis, hijas de puta de diversa calaña, etc… Tiene más lío y tejemaneje que un ovillo después de haber pasado por una manada de gatos, pero sinceramente, también he celebrado la llegada de la Tercera Temporada. Eso sí, he vuelto a retomar la Segunda Temporada, nuevamente, para recordar algunos hechos y personajes, porque sino me pierdo más que la 10/11. ¿Y tú que serie estás viendo, me recomiendas alguna?

domingo, 22 de abril de 2018

My name is Emily (2015)



        “My name is Emily” (2015), película irlandesa, reflexiva, narrada en primera persona. Emily es una niña rara. Su padre no hablaba, y cuando lo hizo, se hizo requetefamoso hablando de la muerte, del sexo, y del mar… Su madre fallece durante su cumpleaños, y su padre acaba en un centro psiquiátrico. Ella es adoptada.

        Le cuesta adaptarse en clase. Solo Arden, un compañero de clase, se ha fijado en ella e intenta ayudarla. Emily ha decidido buscar a su padre, dejándolo todo, y Arden se va con ella sin pensárselo dos veces… Y comienza un viaje interior, de sentidos y sentimientos, y de encuentros y desencuentros… Y de amor también…

P.D: No es una película para ver cuando estés "choff"

sábado, 21 de abril de 2018

Jumanji. Bienvenidos a la jungla (2017)



       Ya… Ya sé lo que estáis pensando… ¿Has visto “Jumanji. Bienvenidos a la jungla” (2017)?, ¿De verdad que la has visto? Pues si… Ya sé… Pero la he visto… Necesitaba pasar un rato de relax, no pensar en nada… Y la película es de las primeras que me ha salido en mi suscripción, así que…


       De todas maneras… Yo ya vi en su día la primera parte, hace casi treinta años, y me entretuvo… Era más crío, lo sé. El caso es que, en esta parte, en vez de un juego de mesa, tenemos un videojuego noventero.


       Un chaval, en el año 96, encuentra el juego de Jumanji, para consola arcaica y entra en el juego… Desaparece de la vida real. Pero cuatro chicos que están el aula de detención (esta parte me recordó a la mítica “El club de los cinco”, y me hizo pensar que todos los institutos de Extremadura deberían tener aulas de detención…) en el año 2016, entran sin querer en el juego, eligiendo cada uno de ellos un avatar con una serie de características, puntos fuertes y puntos débiles, que deberán combinar para sobrevivir en Jumanji y pasar victoriosos el juego, que es, al fin y al cabo de lo que se trata… Exacto, como “Dragones y Mazmorras”, pero sin el Amo del Calabozo.


       Sin ser el tipo de cine que suelo ver (¿Y lo dice uno que se traga todas las películas de Marvel y DC?), os puedo decir, y no se me caen los anillos, que es una cinta entretenida, divertida, con bastantes dosis de humor y con muchos guiños a los amantes de los videojuegos, y con un Jack Black que se sale (me he reído mucho con su personaje).


P.D: No conocía a Karen Gillan. Me he enamorado de ella, jajajajaja.

Breve Historia del... Arte (2014, 2017). Carlos Javier Taranilla de la Varga. Ediciones Nowtilus



        No es la primera vez, ni será la última, que os traiga hasta el Patio-Lavadero uno de estos libritos que yo, personalmente, disfruto tanto, como estos de “Breve Historia de…”, editados por la Editorial Nowtilus.

        Hoy os presento “Breve Historia del… Arte”, de Carlos Javier Taranilla de la Varga, y con prólogo de Juan Eslava Galán. Un compendio muy interesante, muy bien resumido, del Arte, desde sus inicios hasta antes de ayer. Comprendido en quince capítulos, con una introducción inicial, un glosario completísimo en las páginas finales y una muy interesante bibliografía.

        Ciertamente, es una lectura amena y dirigida a “todos los públicos”, que se lee bien, que engancha y de la que siempre acabas aprendiendo, o recordando, cosas nuevas… Muy recomendable.

domingo, 15 de abril de 2018

Jupiter´s moon (2017)




         Con “Jupiter´s Moon” (2017), me ha ocurrido que, después de dos horas de visionado, me he quedado un poco chofff. Un poco… “Bueno, y…”. Que oportunidad más desaprovechada para contar mejor una historia, o para crear algo mejor con una historia original… No sé…


        El caso es el siguiente: Aryan es un joven sirio que intenta, junto a su padre, llegar a Europa ilegalmente. En su intento, recibe un par de disparos en la frontera. Debería estar muerto, pero en cambio, recibe el poder de levitar y de manejar a su antojo la gravedad.

        Un médico liante y corrupto, el doctor Stern, pronto se da cuenta del potencial del chico y espera sacar tajada de este aspirante a X-Men en su beneficio, mientras es perseguido por el policía que hirió a Ayran, y este mismo busca a su desaparecido padre…

        Realmente creo que se ha perdido, como os decía ahí arriba, la oportunidad de contar una buena historia. Tampoco es una película de un superhéroe, ni una crítica al panorama que sufren los refugiados sirios en Europa… Le sobra media hora larga, perfectamente, y a ratos, se me ha hecho eterna.

miércoles, 11 de abril de 2018

Bar Bahar. Entre dos mundos (2016)



        Con “Bar Bahar. Entre dos mundos” (2016), película israelí, me he llevado una grata sorpresa. Me ha gustado mucho, y reconozco que me ha tenido enganchado durante la mayor parte del metraje, algo ya raro de por sí, pero… Nos encontramos ante una crítica social muy clara, y muy interesante.

        En la cinta nos encontramos a tres chicas. Tres palestinas, que viven en Tel-Aviv. Dos de ellas son mujeres modernas, que intentan liberarse del yugo de la religión y de las tradiciones. Fuman, beben, salen con amigos, follan con quien quieren… La otra, es una chica tímida, respetuosa y tradicional que tiene un novio bastante religioso y capullo.

        Las tres tienen sus sueños, sus vidas y sus problemas, pero cierto acontecimiento les unirá, por encima de todo, por encima del machismo, de la mentira, del heteropatriarcado más radical de la sociedad. Ellas quieren ser libres, ser ellas mismas… Ser mujeres.

        No suelo ver cine israelí, porque sinceramente, no lo conozco, pero esta película es, sin duda, de lo más recomendable.

sábado, 7 de abril de 2018

Sapiens. De animales a dioses (2014) Yuval Noah Harari




        Los dos o tres lectores habituales del blog, quizás se acuerden, aunque es mucho suponer, de la crítica que hice hace unos meses al libro “Homo Deus. Breve Historia del mañana” (2016) de Yuval Noah Harari.

        Muchas personas me habían recomendado leer primero “Sapiens. De animales a dioses” (2014), editado en España por Debate, pero la verdad es que, aparte de por seguir un orden cronológico editorial, no veo razones para ello.

        Este mes le llegó el turno a “Sapiens”, y me ha ocurrido como con “Homo Deus”. Partes interesantes, y partes menos interesantes. Yuval nos hace una breve historia de la humanidad, con muchas reflexiones y matices de su cosecha, que no dejan de ser interesantes, como por ejemplo, como el Sapiens se ha cargado diversos hábitats a lo largo de su dilatada existencia, las influencias de las diversas revoluciones (agrícola, industrial, francesa, científica…), que él desgrana con simpatía y sobrado salero, este tipo sabe enganchar con golosinas al intrépido lector….

        … Pero… Al igual que me pasaba con “Homo Deus”… Veo que su mayor error, después de mostrarnos de lo que hemos sido capaces, como Sapiens, es confiar el futuro de la Humanidad en una super-tecnología avanzada, que nos hará evolucionar de Sapiens a MegaSapiens, o vete a saber qué.

        El lector no podrá evitar sonreírse, por no llorar, con todas las atrocidades que Sapiens lleva cometiendo desde su destete y su niñez, la creencia en mitos y dioses, en el destino y en la religión… Pero el propio autor falla en confiar, como digo, el futuro de la especie, a una avanzada tecnología que nos haga amortales (no inmortales) en cincuenta años, o que nos permita cambiar nuestro hígado por uno microcomputerizado porque a dos tipos de EEUU les hayan puesto sendos brazos robóticos.

        Cuando el ¿50, 70%? De la población mundial no tiene acceso a recursos básicos, como el agua o la comida, es difícil imaginarse dicho futuro, al menos que ese futuro pertenezca a unos pocos miles de seres afortunados del planeta. Yo en 2050 me imagino más un futuro parecido a Mad Max, pero sin Tina Turner, que el de los Súper-Sónicos y aquellas fantasías setenteras que hacían mis delicias de niñez frente a la pantalla del televisor.

        Libro interesante, como digo. Libro recomendable, por supuesto. Pero Harari parece compartir un futuro, con la Cienciología, con el que no estoy muy acuerdo…